Páginas vistas en total

lunes, 24 de octubre de 2011

NUNCA MÁS

Nunca más una mierda, por mi niñita, ella se abrazaba a mi, ella me dió la fuerza para salir huyendo de la basura en la que me encontraba inmersa.
  Después de pasados algunos años, sigo metiendome en problemas, llego a la conclusión de que mi cuerpo se ha acostumbrado a descargar adrenalina por todos los poros y si no tengo motivos, creo, que los busco, es que de otra manera, tiene que ser imposible tener tan mala suerte.
  Ha habido gente que ha pensado que era una mentirosa, que me inventaba historias, cuando tan solo contaba la puntita del iceberg.
  He sentido miedo, miedo a volverme loca, a no controlar más la situación...
  Percibo una agonia lenta en vida, me restriego mis miserias todos los días y sigo pensando que no podría vivir si no fuera tan infeliz...

domingo, 23 de octubre de 2011

VIOLACIÓN

No podía moverme, impasible antes los jadeos del que era, por papeles, mi marido, del que iba con droga hasta el culo, del que no culpaba por tenerme atada a la cama, con la ropa rota, con un moratón recien salido en el ojo, no lloraba, ni por dolor, ni por asco, ni por miedo, sólo pensaba en mi hija, llorando en la habitación de al lado, por eso no emitía ningún ruido, no quería despertar su inocencia de un plumazo, no quería que imaginase un padre tan hijo de puta, proque aunque ahora no fuese él, la primera vez que eligió la droga, si que fué decisión suya y de nadie más...
  Cuando terminó, desató mis muñecas, me mordió el labio que sangraba a borbotones y me dijo, sólo serás mía, salió de la casa y yo cogí a mi bomboncito, lo acucurré conmigo, la apreté fuerte contra mí y le prometí que esto no volvería a pasar, NUNCA MÁS UN HOMBRE ME HARÍA SENTIR UNA MIERDA.

sábado, 1 de octubre de 2011

CENA ROMANTICA





Estaba muy ilusionada, esa noche iba a follar con mi churry y además me había gastado un pastón en ropa sexi y en una cena de infarto, langosta, caviar, ostras y un helado de leche rizada con mucha canela.
 Fuí a la pelu y me puse leonina, guapa, guapa.
  Me depilé entera, como a él le gustaba, una noche de cine...

  Las once de la noche, estaba a punto de entrar mi don juán, estaba toda nerviosa, siempre me pasaba con él, mis encuentros los vivía con una ansiedad y un cosquilleo de mariposas revoloteando por mi estómago, que no sabía si aquello me sentaba bien o mal...

  Las doce, sentada en la mesa mirando las suculencias, el reloj, el móvil, nada, no daba señales de vida.
  Decidí llamarlo, el móvil apagado o fuera de cobertura, debía estar ya en el parking, de nuevo volvieron las mariposas a  revolotear, alteradas, me repasé el brillo de labios, me recoloqué las tetas, para que quedasen más juntas y tiesas...


  La una, recogí la mesa y lo tiré todo al cubo de la basura, cubiertos y platos incluidos, no me tiré yo también, porque ni para eso tenía a nadie que me arrojase, así es como me sentía, lloraba y no chillaba por respeto a los vecinos, me sobrevino un ataque de ansiedad, me miraba al espejo mientras cepillaba los dientes, me veía con todo el rimel corrido y más pena me daba, más lloraba, maldito hijo de puta, esto no se hace, buaaaaaaaaa!!!!!!Realmente fue una noche de cine, pero nunca imaginé que era cine de terror, cuando menos...Buaaaaahh!!